Consulta especializada

Neurología general

Centro de neurología, epilepsia y trastornos del sueño

Dirigida a aquellos pacientes adultos con enfermedades del sistema nervioso central y periferico tales como Cefalea, vertigo, Demencia, enfermedad de Parkinson, enfermedad Cerebrovascular, Neuropatìas y Miopatìas, enfermedades autoinmunes entre otros padecimientos.

Epilepsia

Dirigida a pacientes con epilepsias de reciente diagnóstico o crónicas especialmente aquellas cuyo control y manejo ha sido difìcil.

Neuropediatria

La Neuropediatría es la especialidad encargada del estudio, diagnóstico y tratamiento de enfermedades del sistema nervioso que se presentan en población pediátrica, desde recién nacido hasta los 16 años. Estas enfermedades o trastornos incluyen alteraciones del comportamiento como el trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad. Algunas enfermedades que aparecen en estas edades y competen a la neuropediatría son:

  • Retrasos en el desarrollo, global y motor.
  • Trastornos de lenguaje.
  • Crisis epilépticas (ausencias, convulsiones, etcétera) con o sin fiebre.
  • Sospecha de retraso o discapacidad intelectual.
  • Trastornos del aprendizaje escolar como la dislexia.
  • Dolor de cabeza.
  • Si se sospecha autismo de bajo o alto rendimiento o el llamado “síndrome de Asperger”.
  • Si se sospecha malformación cerebral.
  • Alteraciones en el movimiento como temblor, aumento del tono al igual que sintomas contrarios como debilidad en extremidades, cambios en el volumen muscular, etc.

Trastorno del sueño

Encaminada al estudio y ayuda de  pacientes con dificultades para conciliar el sueño (insomnio), somnolencia excesiva (narcolepsia, hipersomnias), trastornos respiratorios durante el sueño como la apnea, ronquido, alteraciones del movimiento relacionados durante el sueño como bruxismo, síndrome de piernas inquietas, sonambulismo,  trastornos del comportamiento del sueño REM entre otras enfermedades.

Diagnóstico

Neuropsicológico

Pruebas aplicadas por neuropsicología especializada en la evaluación de  trastornos de memoria, alteraciones cognitivas relacionadas a enfermedades neurodegenerativas.

Neurofisiológico

  • Electroencefalograma digital computarizada

    El electroencefalograma digital computarizado es una prueba que refleja por medio de ondas el funcionamiento del sistema nervioso central generada por la actividad eléctrica de la corteza del cerebro. Es una prueba no invasiva que permite estudiar la actividad eléctrica cerebral.

    Registra mediante electrodos especiales los impulsos generados por la corriente eléctrica que se forman en las neuronas cerebrales las cuales generan el funcionamiento del sistema nervioso.

  • Videotelemetría

    Es la técnica que estudia la actividad cerebral con registro de vídeo simultáneo para evaluar cambios en el comportamiento y movimientos del paciente, permitiendo distinguir el origen cerebral de las anomalías motoras y su probable relación con un trastorno convulsivo. Su duración depende de la frecuencia de los episodios que presente cada paciente y de la necesidad de suspender los antiepilépticos para poder registrar las crisis convulsivas.

    Igualmente este procedimiento ha venido en incremento en indicaciones diferentes a esta patología tales como trastornos del estado de conciencia especialmente observados en pacientes hospitalizados o en unidades de cuidados intensivos, la presencia de alteraciones del movimiento paroxismos que pueden corresponder a eventos convulsivos o a movimientos anormales (distonías, temblores, etc)

    La video electroencefalografía es un procedimiento que también ha ganado indicación en trastornos del sueño diferentes a los respiratorios, más frecuentes en pacientes en edad infantil o pediátricos; tales como terrores nocturnos, sonambulismo entre otras alteraciones del sueño , en adultos los trastornos del comportamiento del sueño Rem.

  • Polisomnografía basal

    La polisomnografía o estudio polisomnográfico del sueño es una técnica diagnóstica que evalúa múltiples variables o parámetros presentes en los estadios normales del sueño, que se realiza al paciente mientras éste duerme, con el fin de detectar posibles trastornos. Durante este, se recogen de forma continua y simultánea variables neurofisiológicas y cardiorrespiratorias como el nivel de oxigenación, frecuencia cardíaca, contracciones musculares, movimiento de los ojos, entre otros.

    Se realiza durante la noche en una habitación especial. Al paciente se le colocan una serie de electrodos en el cuero cabelludo, los párpados, el mentón. También se monitoriza la frecuencia cardiaca y la respiración. Todos los datos así obtenidos son continuamente revisados por un especialista, que también toma nota del tiempo que el paciente tarda en dormirse, y la duración de las diferentes fases del sueño (REM y no REM) y el número de veces que se deja de respirar o cuando la respiración es prácticamente imperceptible (apnea del sueño).

    El registro de todos estos parámetros permite realizar un análisis de la arquitectura del sueño en el paciente y detectar posibles alteraciones de la misma (trastornos del sueño) que pueden reflejar la existencia de determinadas enfermedades orgánicas y/o psíquicas.

  • Polisomnografía con Cpap

    Un segundo tipo de polisomnografía es la de noche dividida. “Es una polisomnografía que se indica en aquellos pacientes con alta sospecha de presentar Apneas del Sueño. Se hace la primera mitad de la noche un registro basal y si el paciente cumple con ciertos criterios diagnósticos concordantes con apneas del sueño, la segunda mitad de la noche se adiciona al examen una mascarilla de ventilación de aire no invasiva o CPAP, que busca tratar las apneas. En otras palabras, en solo una noche se busca hacer el diagnóstico y el tratamiento de las Apneas del Sueño.

  • Estudio noche partida

  • Test de latencias múltiples

    Cuando aparece somnolencia excesiva durante el día, en ausencia de estímulos que nos mantengan alerta, debemos practicar una prueba exploratoria para determinar el grado de esta somnolencia, de una forma objetiva. Esta prueba valora la tendencia del paciente en dormirse en un ambiente tranquilo

    Se realizan cinco registros de sueño, normalmente durante la mañana, después de un registro de sueño nocturno. Cada uno de estos registros de sueño tiene una duración aproximada de 20-30 minutos y se practican con un intervalo de 2 horas. Se cuantifica el tiempo que tarda el paciente en dormirse y la presencia del sueño REM. Esto nos da una idea objetiva de la intensidad de la somnolencia diurna. Es muy útil para diagnosticar la Narcolepsia.

WhatsApp chat